Todo acerca el acné

Un gran porcentaje de la población ha sufrido de acné alguna vez en su vida, por lo general durante la adolescencia, debido a los múltiples cambios hormonales que experimenta nuestro cuerpo, causando incomodidad en el ámbito social e incluso laboral por el aspecto desagradable de nuestro rostro, y que a la larga puede conllevar repercusiones emocionales y psicológicas.

El acné es una enfermedad cuya característica principal es la aparición en la epidermis del rostro, lesiones causadas por la acción de la foliculitis, la inflamación del poro y posteriormente la aparición de una infección en este. Esta enfermedad es causada por la alteración de las hormonas, por lo que generalmente aparece en la etapa de la adolescencia o en personas que sufren de trastornos hormonales, y consiste en la acumulación de sebo junto con la piel muerta y las bacterias que por naturaleza se encuentran en nuestra piel, obstruyendo el folículo sebáceo y dando como resultado una infección en el rostro.

Causas principales

El acné es principalmente causado por la obstrucción de los poros de la piel, que a su vez impide la expulsión del sebo que se produce en mayor medida durante la época de la pubertad, ya que en este momento es cuando los folículos sebáceos trabajan más, lo que impide que esta enfermedad sea sencilla de curar. Aunque también existen otros factores que pueden contribuir con la aparición de estas lesiones, como los cambios hormonales que experimentan las mujeres durante el embarazo, el período de menstruación o el uso de anticonceptivos o pastillas de emergencia.

También puede deber su origen a la utilización de productos para tratar el cabello graso, la utilización de medicinas con alto contenido de esteroides, testosterona o estrógenos, o el simple hecho de sudar demasiado.

Como se manifiesta el acné

El acné se manifiesta en forma de lesiones epidérmicas, que por lo general se observan en el rostro específicamente en la zona T o las zonas donde se produce más sebo, como la frente, las mejillas, el mentón, la nariz, y suele extenderse hasta el cuello, el pecho y la espalda, o cualquier zona del cuerpo donde sea posible la producción de sebo. Y sus síntomas principales son la aparición de pústulas, quistes, erupción y descamación de la piel, granos, espinillas, enrojecimiento, protuberancias, etc. La exposición al sol también tiene influencia en la intensidad de la infección, ya que los rayos solares contribuyen a la atenuación de la misma con su aporte de vitamina D.

Como prevenir el acné

Aunque la aparición del acné no esté relacionada el consumo de alimentos, de todas formas se puede prevenir moderando la ingesta de productos con alto contenido graso; un factor determinante es la higiene que se le dé al rostro, por lo que se recomienda lavar la cara al menos dos veces al día para evitar la acumulación de cebo. También evitar el contacto del cabello con el rostro, evitar el estrés ya que es causa principal de casi todas las enfermedades, y también es de suma importancia no tocar las lesiones o exprimir los granos ya que la lesión puede empeorar.

Fuente: TiendaDelPerfume.es