Cómo se trata la dislipidemia

La dislipidemia o dislipemias es una condición principalmente causada por una alteración en el metabolismo de los lípidos, lo cual trae diversas condiciones patológicas al alterar las concentraciones de lípidos y lipoproteínas existentes en la sangre. Esta patología se clasifica principalmente en dos sub grupos primarios y secundarios, los cuales se explicaran de manera más detallada más adelante.

Esta enfermedad puede ser detectada por medio de un análisis de laboratorio donde se extrae una muestra de sangre para medir la concentración de colesterol y triglicéridos, por esta misma razón esta patología es una condición silenciosa. En el presente post según lo anteriormente expuesto daremos a conocer un poco más de esta enfermedad y los principales tratamientos para la dislipidemia.

¿Cómo se clasifica la dislipidemia o dislipemias?

Esta patología se clasifica en:

Dislipidemia primarias son aquellas que no se asocian a otras enfermedades, es de la menos frecuente normalmente de origen hereditario.

Dislipidemia secundaria es aquella que si se encuentra asociada a otras patologías como la diabetes, obesidad, síndrome metabólico o hipotiroidismo.

Otra clasificación que se puede encontrar de esta patología es la siguiente: hipercolesterolemia aislada, hipertrigliceridemia aislada y dispemia mixta.

¿Qué tratamiento seguir para tratar la dispemia?

Debido a que esta enfermedad es detonante de una amplia variedad de patologías no se puede dar un tratamiento específico a una enfermedad que no causa el mismo daño a todos aquellos que se ven afectados, el tratamiento es estrictamente personalizado según el estado de salud de la persona, debe ser dictado por un médico profesional capacitado en el área.

De igual manera podemos compartir que un cambio en el estilo de vida con respecto a los malos hábitos pueden influir directamente al padecimiento de esta condición, mejorando nuestra nutrición diaria, dejando el cigarrillo el alcohol, entre otras sustancias nocivas para la salud. Podemos no solo mejorar nuestro sistema inmunológico si no también combatir esta enfermedad.

También existen diferentes tratamientos con fármacos los cuales muchos de estos causan efectos colaterales nocivos para la salud por lo que no deben ser administrados sin la estricta supervisión de un profesional.