Qué hacer en caso de quemaduras

Qué hacer en caso de quemaduras

Acompáñame a descubrir qué hacer en caso de quemaduras, ya que las causas más frecuentes de las mismas son el fuego, ciertos productos químicos, los objetos o líquidos calientes y la electricidad, elementos que pueden causar desde trastornos leves hasta lesiones graves en las que peligre la vida.

Para determinar la gravedad de una quemadura, en términos médicos, se utilizan una serie de parámetros que permiten clasificarlas, atendiendo a las características de los daños producidos en los tejidos afectados de la persona.

Clasificación de las quemaduras

Antes de saber ¿Qué hacer en caso de quemaduras? Primero deben saber cuál es la clasificación de las quemaduras se divide en: quemaduras de primer grado, que maduras de segundo grado y quemaduras de tercer grado. Siendo cada una más fuerte que la otra, tanto en daño como en dolor. A continuación, podrán saber cuál es cada una de ellas:

Quemaduras de primer grado

Estas son el grupo integrado por las quemaduras más superficiales, que solo afectan la piel. Suelen producir un enrojecimiento local, además de inflamación y dolor.

Cuando no abarcan una superficie excesiva o no afectan las manos, los pies, la cara, la ingle, las nalgas o una articulación importante, se consideran quemaduras leves o quemaduras de primer grado y se tratan como tales.

Quemaduras de segundo grado

Agrupa las que, además de la epidermis (primera capa de la piel) afectan la dermis (segunda capa de la piel). Producen ampollas, dolor intenso e hinchazón, y la piel se torna muy rojiza y moteada. Si el diámetro de la quemadura no supera los ocho o nueve centímetros, se tratan como las de primer grado.

Pero si excede de esa medida o bien si afecta las manos, los pies, la cara, la ingle, las nalgas o alguna articulación importante, entonces hay que tratarla como una quemadura grave o quemadura de segundo grado.

Quemaduras de tercer grado

Son las más graves, porque afectan todas las capas de la piel y, además, pueden interesar nervios e incluso llegar afectar los huesos. Suelan presentar zonas negras, carbonizadas, o de una blancura intensa. Las quemaduras de tercer grado causan dolores muy intensos, pero si ha quedado destruida gran parte del tejido nervioso, no se siente ningún dolor. Este tipo de quemaduras siempre requiere cuidados hospitalarios especializados.

Tratamiento domestico de las quemaduras leves

Para poder tratar las quemaduras leves en el hogar es aconsejable tener en cuenta las siguientes medidas que dejaremos a continuación:

Enfriar y lavar la zona afectada bajo el grifo o sumergirla en agua fría durante quince minutos.

No poner hielo directamente sobre la herida.

Aplicar una crema hidratante para prevenir la desecación de la quemadura.

No poner aceites, ya que aumentan el calor en la zona afectada y la posibilidad de infección.

Las ampollas no deben romperse ya que protegen la infección, lavar la herida con agua y jabón y aplicar una pomada antibiótica.

Vendar sin apretar. Al evitar el contacto con el aire, el dolor disminuirá notablemente.

Administrar aspirina u otro fármaco que ayude a aliviar el dolor y a reducir la inflamación lo más rápido posible.

Para paliar los dolores la persona que haya sufrido una quemadura, es aconsejable administrarle un analgésico en las horas siguientes al accidente.

Las quemaduras leves suelen curarse sin necesidad de un tratamiento original.

Tratamiento doméstico en las quemaduras graves

Cuando se trata de quemaduras graves, es imprescindible la asistencia médica urgente, lo más rápido posible. Mientras, hay que proceder de la siguiente manera:

Asegurarse de que la causa de la quemadura ha sido eliminada.

Si el accidentado tiene la ropa en llamas, impedir que corra. Con ello se avivaría el fuego, ocasionándole más daños.

Apagar las llama s con agua o envolviendo al afectado en una manta para ahogar el fuego.

No quitarle la ropa quemada, pero asegurarse de que ya no se encuentre en contacto con material incandescente.

                No aplicar sobre la herida ninguna pomada ni producto oleoso.