Alzheimer: qué es y sus etapas

A lo largo de nuestra vida nos encontramos propensos a padecer casi cualquier enfermedad, y esto puede estar determinado por nuestros hábitos alimenticios, falta de ejercicio o estrés constante, pero también existen enfermedades cuyo padecimiento no depende de nuestro estilo de vida, y por lo tanto su contracción escapa de nuestras manos.

Un ejemplo de ello es el Alzheimer, una enfermedad que sencillamente aparece por razones que los científicos actualmente desconocen, y se cree que factores como la edad y la herencia genética, pueden ser de gran influencia en su aparición.  Ya que personas con mayor edad son las más propensas a padecer de esta enfermedad.

¿Qué es el Alzheimer?

El Alzheimer es una enfermedad que ataca específicamente al cerebro, alterando el funcionamiento de las células que se encargan de controlar todo nuestro funcionamiento cognitivo y motor, que actúa de manera progresiva empeorando con el paso del tiempo. Los primeros daños causados por el Alzheimer en el cerebro son tan pequeños que no pueden notarse antes de la pérdida de memoria, el cual es el síntoma principal de esta enfermedad, producto de la disfunción de las células encargadas de almacenar la información.

El cerebro se compone de millones de células que desempeñan determinados trabajos para el funcionamiento de nuestro cuerpo, cada grupo celular se encarga de ejercer tareas como el aprendizaje, la solución de problemas, el funcionamiento de los sentidos, los movimientos, el almacenaje de información, etc. La acción del Alzheimer es básicamente atacar esos grupos celulares descomponiendo así su estructura y funcionamiento, dando como resultado el retroceso de nuestro desarrollo. A medida que avanza, se comprometen más y más grupos celulares afectando definitivamente nuestras funciones, y generando la muerte de estas células por su incapacidad de trabajar, debido a esto el daño es irreversible.

Etapas del Alzheimer

El Alzheimer es una enfermedad que afecta al cerebro de manera progresiva, por lo que su evolución se compone de tres etapas principales, que son la etapa temprana siendo este muy leve, moderada con un avance intermedio y la etapa avanzada o severa. Cabe destacar que cada organismo es distinto, por lo que no todos la padecen al mismo ritmo.

  • Etapa temprana o leve. En esta parte la enfermedad ha avanzado en un nivel mínimo, y los principales síntomas son la pérdida leve de memoria, en cosas sencillas como olvidar nombres, palabras, lugares, hechos recientes, etc. En esta etapa la persona aún puede llevar una vida normal, ya que estas lagunas mentales son inofensivas.
  • Etapa moderada o intermedia. Al alcanzar esta etapa, se puede notar en el individuo experimenta la pérdida de recuerdos importantes, y como desempeñar algunas de sus actividades cotidianas como bañarse o ir al baño; además tienden a comportarse de una forma desconcertante, tornándose introvertidos y en algunos casos hasta agresivos hacia las personas que se encargan de su cuidado. Esta es la etapa más larga y puede durar incluso décadas.
  • Etapa avanzada o severa. En esta etapa, el individuo se vuelve casi completamente dependiente, ya que se les imposibilita realizar tareas básicas como caminar, olvidan su pasado a las personas de su entorno y cambian por completo su personalidad.

Fuente: trabajoypersonal.com/enfermedad/