La mejor manera de combatir la obesidad es su prevención

Los grandes problemas de desigualdad social a nivel mundial nos dejan datos verdaderamente alarmantes. Por un lado tenemos a poblaciones enteras que son fuertemente golpeados por la hambruna y la falta de alimentos, y por otro lado tenemos que la obesidad es una de las enfermedades más comunes alrededor del mundo. Lo más asombroso es que tanto la falta de alimentos, como el exceso y la mala alimentación son causas que afectan de igual manera la salud de las personas.

Los productos están pensados para vender, no para tu salud

Actualmente, en lo que se refiere a la parte occidental del mundo, se puede decir que los hábitos alimenticios se han ido transformando en unas especies de vicios alimenticios. Entendiendo hábitos como lo que hacemos todos los días que nos ayuda y vicios como lo que hacemos diariamente pero nos daña.

Cuando vamos al mercado y nos fijamos en los productos que son ofertados, podemos darnos cuenta que casi la totalidad de los mismos están hechos para venderse en grandes cantidades, sin importar mucho lo saludable que éstos resulten para la salud del ser humano.

Cómo prevenir la obesidad

Si quieres saber cómo prevenir la obesidad, tienes que saber que todo comienza por los alimentos que ingerimos. En este sentido, debemos siempre procurar alejarnos de los alimentos denominados como ultra procesados, puesto que estos por sus características de elaboración son los más nocivos para nuestra salud.

Una cosa que nunca debemos dejar de lado es que el cuerpo humano es una especie de banco donde se depositan los alimentos. Entonces, si solo metemos pero no gastamos va a llegar el momento que este se irá llenando y llenando hasta que llegará un momento donde el funcionamiento de este colapse, pues no sabrá donde más guardar.

De igual manera trabaja el cuerpo humano. Todo lo ingerimos debe ser quemado con una debidad actividad física. Pues de lo contario lo que estaríamos es consumiendo más de lo que podemos gastar, por lo tanto el cuerpo empezará a acumular esos alimentos en forma de grasa, con lo cual de ahí es donde vienen los problemas del aumento de peso desmedido y la grasa localizada en diversas partes del cuerpo.

Es así como tenemos que la mejor manera de prevenir la obesidad es tener un debido equilibrio primeramente en los alimentos que ingerimos. En este sentido, comer alimentos saludables que nos ayuden a proporcionarnos las energías que necesitamos en  nuestro día a día, pero no más de lo necesitado. Teniendo esto en cuenta, solo nos queda realizar por lo menos unos 30 minutos al día de actividad física.

Con esto nos aseguraremos que nuestro cuerpo se mantenga en muy buenas condiciones. Hay que recordar que el sedentarismo trae consigo diversos males que poco a poco se van convirtiendo en enfermedades como la hipertensión o la diabetes.

Y recuerda el dicho que dice. “Desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo”.