Curiosidades

Cómo y para qué medir la frecuencia cardíaca

La frecuencia cardíaca no es otra cosa que tener una cuenta exacta de cuántas veces está latiendo el corazón de una persona por cada minuto, con la finalidad de establecer si su ritmo se corresponde con patrones como su edad, peso, estado físico, entre otros.

Cabe acotar que a cada edad varían las pulsaciones promedio. Por ejemplo, en niños que tengan apenas unos pocos meses de haber nacido, lo usual es que su corazón palpite de 130 a 140 ocasiones por minuto.

En los niños que tengan a partir de cuatro años en adelante su ritmo se reduce en comparación con el de los bebés, pues pasa entre 80 y 100 latidos por minuto.

Para los adultos —jóvenes y contemporáneos— los latidos van entre 72 y 80 por minuto, y para los ancianos, debido a su avanzada edad y a que sus condiciones físicas por lo general se ven reducidas, los latidos por minutos descienden todavía más, llegando a un pico máximo promedio de 60.

Dónde tomar la frecuencia cardiaca

Una de las diferentes maneras de medir la frecuencia cardiaca de una persona consiste en simplemente colocar dos dedos sobre la cara interna de su muñeca y presionar un poco para notar unos latidos.

Para simplificar el cálculo, basta con contar la cantidad de latidos durante unos 30 segundos y duplicar el resultado.

Otro lugar en el que se puede sentir la frecuencia cardiaca es en el cuello, específicamente en los surcos que están a los lados de la tráquea.

El mismo ejercicio se puede realizar colocando los dedos en la parte de atrás de las rodillas, donde también se sienten unos laditos similares a los de las muñecas.

Asimismo en la cabeza, específicamente en las sienes —tanto del lado izquierdo como del lado derecho— se pueden sentir los latidos.

También en la planta de los pies, específicamente en el centro, es normal sentir unos ligeros latidos, los cuales también corresponden a la frecuencia cardíaca.

Y cómo no, el sitio más común y conocido para tomar la frecuencia cardiaca se ubica en el pecho, específicamente hacia el lado izquierdo, que es el más cercano hacia el corazón.

¿Para qué puede servir medir la frecuencia cardíaca?

El hecho de que una persona sepa dónde medir la frecuencia cardiaca puede ayudarle a sobrellevar situaciones en las cuales la salud de algún acompañante pueda verse en riesgo o no esté, cuando menos, en condiciones meramente óptimas.

Por ejemplo, en el caso de los atletas, que por el esfuerzo físico que realizan pueden ver acelerado su pulso, esto puede servir para estar alertas de que su corazón no lata más rápido o lento de lo que es debido, a modo de prevenir alguna anomalía o efecto secundario sobre el cuerpo.

De igual manera, si una persona padece taquicardia —que su corazón lata más de 100 veces por minuto aunque se encuentre en estado de reposo— podremos calcularlo con estos métodos.

Y lo más importante: determinar si el pulso de una persona es más alto o bajo de lo que debería ser.

Fuente: diafit.net/frecuencia-cardiaca/

Leave a Comment

¿Sabes que esta web (como todas) utiliza cookies? Leer más...

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar