Enfermedades

Cómo curar la tuberculosis

La tuberculosis es una enfermedad causada por una bacteria llamada Mycobacterium tuberculosis. Es una infección que comienza en los pulmones pero puede afectar posteriormente a otras partes del cuerpo, como la médula espinal o el cerebro.

La transmisión ocurre a través de salivazos que la persona afectada envía al toser, estornudar, hablar o reírse. Es una enfermedad que requiere tratamiento inmediato por parte de un médico y la prescripción de medicamentos. Al igual que cualquier infección bacteriana, es fundamental llevar su tratamiento hasta el final, incluso si usted parece estar curado.

Por lo tanto, no habrá recaída y, sobre todo, las cepas bacterianas no se volverán resistentes a los antibióticos.

Tratamientos antibióticos

Los antibióticos de primera línea pueden vencer a la tuberculosis en casi todos los casos. Se les pide a las personas que se queden en casa o que usen una máscara en público hasta que el médico determine que ya no son contagiosas (generalmente después de dos o tres semanas de tratamiento).

Tratamiento de primera línea. Generalmente se prescriben los siguientes cuatro antibióticos: isoniazida, rifampina, etambutol y pirazinamida, que se administran por vía oral.

Para ser efectivo y matar completamente las bacterias, el tratamiento médico requiere tomar medicamentos diariamente durante un mínimo de 6 meses, algunas veces hasta 12 meses. Todos estos antibióticos pueden causar daño hepático en diferentes grados. Coméntele al médico si experimenta síntomas como náuseas y vómitos, pérdida del apetito, ictericia (cutis amarillento), orina oscura o fiebre sin causa aparente.

Tratamientos de segunda línea. Si la bacteria es resistente a los dos antibióticos principales (isoniazida y rifampicina), esto se denomina resistencia a múltiples fármacos (MDR-TB) y se deben utilizar medicamentos de segunda línea. Algunas veces se combinan de 4 a 6 antibióticos. A menudo deben tomarse durante un período más largo, a veces de hasta 2 años.

También pueden causar efectos secundarios, como entumecimiento en las manos o los pies, y toxicidad hepática. Algunos se administran por vía intravenosa.
Tratamientos en caso de bacterias ultra resistentes. Si la cepa de la infección es resistente a varios tratamientos normalmente disponibles en la primera o segunda línea, se utiliza un tratamiento más severo y tóxico, a menudo intravenoso, para controlar esta tuberculosis extremadamente farmacorresistente o XDR-TB.

Contraindicaciones. El alcohol y el acetaminofeno (Tylenol®) están contraindicados durante todo el tratamiento. Estas sustancias aumentan el esfuerzo hepático y pueden causar problemas.

Otros

Si la dieta es deficiente, tomar un suplemento multivitamínico y mineral puede ayudar a prevenir una recurrencia de la infección. Debe fomentarse la adopción de hábitos alimentarios más equilibrados para acelerar la curación, siempre que sea posible.

Leave a Comment