30 gramos de almendras previene enfermedades del corazón

Comer nueces, almendras y avellanas a diario puede mejorar la salud de las personas que padecen el síndrome metabólico, disminuyendo los niveles de inflamación en el cuerpo y protegiendo el corazón, reduciendo así el riesgo particularmente alto de desarrollar enfermedades cardiacas, diabetes tipo 2 e hipertensión para estos pacientes. El descubrimiento fue publicado en la Revista de Investigación Proteómica de Cristina Andrés-Lacueva y colegas de la Universidad de Barcelona e investigadores de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona.

Según los expertos, la ayuda contra el síndrome metabólico de estos frutos secos proviene del alto contenido de grasas y antioxidantes saludables contenidos en ellos y del hecho de que estimulan la serotonina, un neurotransmisor – ya conocido como la “hormona del buen humor” – que, además de promover la transmisión de señales nerviosas en el cerebro, también es capaz de disminuir la sensación de hambre. Parece que 30 gramos por día son suficientes para marcar la diferencia.

Los investigadores llegaron al resultado comparando los efectos sobre 22 pacientes en una dieta integrada con nueces y similares durante 12 semanas con los datos de otros 20 pacientes que se mantuvieron “a distancia” durante el mismo período de tiempo desde la fruta seca.